Noticias del mercado inmobiliario

Impuesto Sobre la Renta


El vendedor tiene que pagar el Impuesto Sobre la Renta por enajenación de bienes. Este impuesto debe pagarse cuando una persona obtiene ingresos por la enajenación o venta de un inmueble; sólo lo pagan las personas físicas, y los retiene el notario. 
Existe una serie de beneficios para evitar o reducir el pago, ya sea mediante exenciones, es decir, que no se pague el impuesto, y deducciones, en los que la ley señala gastos que se restan al ingreso para disminuir la ganancia y, en consecuencia, pagar un impuesto menor.
Se encuentran exentos de este impuesto los ingresos obtenidos por la enajenación de casa habitación hasta por un monto de 700,000 Udis, por persona, siempre que el vendedor acredite que habita esa casa con los siguientes documentos:
1. Recibos de luz. (CFDI)
2. Recibos de teléfono. (CFDI)
3. Estados de cuenta bancarios, de casas comerciales o de tarjetas de crédito no bancarias.
4. Credencial para votar con el domicilio indicado.
En todos estos casos, el documento podrá estar a nombre del contribuyente, de su cónyuge, de sus ascendientes o de sus descendientes.
Otro dato importante es que sólo se puede exentar una vez cada 3 años.
En los casos en que no puedo exentar (por ya haberlo hecho otra vez, o por no estar en el monto o no ser casa habitación), para calcular el impuesto correspondiente se pueden ocupar diversos conceptos deducibles.
El ISR grava la ganancia, es decir, los ingresos o la cantidad en la que el propietario vende el inmueble, menos las deducciones. 
Para deducir dentro del marco legal, se requiere:
1. Costo comprobado de adquisición. Se refiere, a lo que le costó adquirir el inmueble. Se acredita, para inmuebles adquiridos antes de abril de 2014, con la escritura correspondiente, y a partir de entonces con un complemento de la factura del notario con dicha información. 
2. Inversiones en construcciones, mejoras y ampliaciones. Se acreditan con las facturas correspondientes, con el aviso de terminación de obra o con un avalúo (en este último caso, sólo al 80%). La recomendación es contar con las facturas en regla, y dar todos los avisos para evitar algún problema en lo futuro.
3. Gastos notariales. Se acreditan con la factura correspondiente.
4. Comisiones y mediaciones. La cantidad que se le paga a los mediadores o “corredores” inmobiliarios. Para la deducibilidad de este concepto es preciso exigir la factura.

03/06/2020